¿Dónde les gusta que las toquen a las mujeres?

¿Dónde les gusta a las mujeres que las toquen?

Si bien a las mujeres les gusta que las toquen los hombres por los que se sienten atraídas o enamoradas, no a todas les gusta que las toquen exactamente en los mismos lugares o de la misma manera.

Aquí hay algunos ejemplos de dónde a la mayoría de las mujeres les gusta que las toquen, pero debe tener en cuenta que la mujer con la que está puede preferir que las toquen menos en algunas áreas que en otras.

Además de la vagina y los senos, las áreas sensibles incluyen:

1. Cabello y cuero cabelludo

Tocar el cabello de una mujer realmente puede excitarla, ya sea empujando el cabello más largo detrás de las orejas como lo haría un padre con su pequeña, acariciando su cabeza de una manera amorosa o masajeándola suavemente con un dedo haciendo un movimiento circular desde el principio hasta el final. su sien hasta la parte de atrás de su oreja.

2. Orejas y cuello

Las orejas y los lóbulos de las orejas son áreas muy sensibles que solo necesitan tocarse muy ligeramente para excitar a una mujer.

El músculo que recorre el costado del cuello para formar una conexión entre la base del cráneo y el esternón es muy sensible al tacto en la mayoría de las personas, por lo que 'susurrar cosas dulces' en el oído de una mujer y respirar suavemente en su cuello. puede traerle mucho placer.

3. Parte superior de la espalda y brazos

El brazo de un hombre alrededor de los hombros de una mujer puede hacerla sentir protegida, que es un sentimiento que le gusta instintivamente.

Acariciar suavemente su espalda o la parte superior de su brazo (justo debajo de su hombro) también puede ser muy relajante, reconfortante y excitante.

4. Manos y muñecas

Un toque en la mano puede crear una conexión instantánea cuando habla por primera vez con una mujer y la conoce.

En una relación, tomarse de las manos y darle un suave masaje en las palmas y muñecas puede generar mucho placer amoroso.

5. Labios y boca

Los labios son extremadamente sensibles al tacto.

Pruebalo ahora. Pasa un dedo por tu labio superior ahora e imagina cómo se sentiría una mujer si le hicieras eso cuando se sintiera atraída y excitada por ti.

En cuanto a los besos, las investigaciones muestran que besar a alguien por primera vez conduce a la liberación de la hormona dopamina, la cual aumenta la intensidad del placer que se está experimentando.

Desde el primer beso en adelante, besar conduce a la liberación de oxitocina, que genera el sentimiento cálido, difuso y amado que todas las mujeres aman.

6. Interior de los muslos

Si una mujer se siente atraída por ti y la estás besando, le gustará que la toquen en la parte interna del muslo.

Simplemente sube desde la rodilla y acaríciala y tócala mientras te acercas a su vagina. Si le tocas la vagina o no, depende de si están a punto de acostarse o ya están en una relación, así como de si ella podría estar preocupada de que otras personas vean lo que estás haciendo.

Si tocas su vagina, simplemente pásala un par de veces antes de tocarla. También puedes aumentar su deseo de que la toques pasándola rozando un par de veces, luego bajando por su muslo para acariciarla allí un poco más antes de finalmente subir un poco para manosearla y tocarla con los dedos. tocar.

¿Qué hace que una mujer quiera ser tocada por un hombre?

¿Dónde les gusta a las mujeres ser tocadas por los hombres?

El ingrediente esencial que una mujer necesita para sentir por un chico, antes de querer ser tocada por él, es la atracción.

Mire este video para comprender cómo funciona la atracción de una mujer por un hombre y cómo puede usarla para hacer que una mujer disfrute de ser tocada por usted ...

Siempre que una mujer se sienta atraída por un chico que conoce, disfrutará de su toque y le dará sentimientos de placer y emoción.

Sin embargo, eso cambia cuando un hombre y una mujer entablan una relación.

En una relación, una mujer perderá interés en ser tocada por un hombre si comienza a perder el respeto por él como resultado de la forma en que la trata o se comporta como hombre a lo largo de su vida diaria.

Por ejemplo: si un hombre entabla una relación con una mujer y ambos disfrutan de estar juntos al principio debido a los sentimientos iniciales de lujuria y atracción, ambos disfrutarán experimentando el placer que acompaña al tacto.

Sin embargo, a medida que la relación continúa, la mujer perderá interés en ser tocada por él si hace cosas que le hagan perder el respeto (por ejemplo, ser insegura, pegajosa, controladora, emocionalmente débil, etc.).

Una vez que una mujer pierde el respeto por un chico, ya no puede animarse a sentir mucha atracción por él y si eso continúa por un tiempo, eventualmente comenzará a desenamorarse de él.

Entonces, lo que debes hacer para ser el tipo de hombre por el que las mujeres quieren ser tocadas es ser un hombre al que una mujer pueda admirar y respetar ahora y a largo plazo.

Ser un hombre al que una mujer puede admirar y respetar se trata de tener confianza en uno mismo, perseguir sus mayores sueños y ambiciones en la vida, tratarla con amor y respeto, hacerla sentir valorada y deseada y ser alguien en quien pueda confiar. ser emocionalmente fuerte sin importar los desafíos que encuentre en la vida.

Siempre que tenga esa base en su lugar cuando esté en una relación, su mujer podrá sentirse atraída por usted de muchas maneras diferentes (por ejemplo, se sentirá atraída por cómo la hace reír y sonreír, por su inteligencia, por su personalidad única). carisma y personalidad).

Cuando una mujer te respeta y también siente mucha atracción por quién eres como hombre y cómo la haces sentir, su amor por ti se profundizará con el tiempo.

Cuando eso sucede en una relación, a ella le gustará que la toques de alguna manera porque eres el hombre por el que ella quiere que la toque.

Eres el hombre que ella respeta, por el que se siente atraído y enamorado, por lo que tu toque amoroso o sexual es exactamente lo que ella quiere experimentar.

Cuando estás enamorado de una mujer, puedes tocarla de formas muy simples y ella sentirá el cosquilleo de la atracción sexual y el deseo por ti.
Los juegos previos se vuelven fáciles y sin esfuerzo porque incluso un simple beso en la mejilla, la frente o el cuello o un abrazo cálido y amoroso pueden generar sentimientos de deseo sexual que luego resultan en relaciones sexuales.